lunes, 17 de febrero de 2014

Como pintar escudos de Legionarios Romanos

Mucha gente decide dejar sin pintar los escudos a esta escala por la complicación que esto supone, yo pensé en comprar transfers... A lo largo de esta entrada voy a tratar de demostrar cómo esta pintura en realidad es bastante sencilla, donde lo único que hace falta es tiempo y un poco de paciencia (¡que no pulso!).

Para pintar siempre uso pinturas citadel, llevo pintando con ellas muchos años y me gusta el resultado, las referencias están hechas a esta gama de pintura, lo bueno de esta gama de pinturas es que el nombre describe el color, pero trataré de describir los colores mejor para que los podáis identificar en vuestra marca de pinturas habitual.
Yo generalmente pego los escudos en la cabeza de un alfiler clavado en un corcho, dejando la parte trasera del escudo bastante inaccesible, pero no es preocupante. Os voy a contar como realicé mis escudos legionarios en 4 sencillos pasos




Paso 1
Así pues, partimos de una imprimación negra. Este color es el más recomendable a esta escala, ya que nos ahorra trabajo posterior de perfilado, aunque nos tocará dar más capas para cubrir la superficie.
Después pintaremos el color base del escudo, que en este caso será rojo. Yo he utilizado rojo sangre, un rojo intenso de acabado mate. Con éste color tendremos pintada la superficie del escudo. En este caso no irían luces, pero en escudos sin reborde metálico sí que deberá haber. Para ello añadimos blanco o amarillo al color base (ej. Para azul se añade un blanco; para verde un amarillo, etc.) y pintamos los extremos, dándole un poco de volumen.
A continuación pintaríamos las partes metálicas del escudo. Para ello aplicamos un perfilado en negro (negro mate 75% + agua 25%) y remarcamos con una fina línea las zonas de metal, es decir, los rebordes. Después ya pintaremos el metal:
-Hierro: directamente con Plateado Mithril (Un plateado bastante claro) pintamos todas las partes metálicas, respetando especialmente el perfilado que dimos antes. Para oscurecerlo utilizamos filtros y perfilados de negro en las zonas oscuras (generalmente la "base" de la pieza metálica a pintar. Ej. En el centro del escudo romano, alrededor del circulito).
-Bronce: hacemos una mezcla de Oro bruñido + Marrón Bestial a partes iguales. Para oscurecerlo utilizamos Tinta Marrón o Tinta Carne sobre toda la superficie, fundamentalmente concentrando la pintura en las zonas de sombra. Después, añadimos a la mezcla inicial Plateado Mithril para iluminar. Así, damos hasta dos luces. Después repasamos el perfilado de negro por si nos hemos salido en algún momento (hasta en las mejores familias ocurre).
-Dorado: Para tonos dorados se pinta de Oro bruñido, siguiendo las mismas indicaciones que para el hierro. Es un color que brilla bastante, por lo que no suelen hacer falta luces pero si se quiere se puede mezclar a parte iguales Oro Bruñido con Plateado Mithril y se retocan los bordes.
Una vez pintado todo el escudo básico, comenzaremos con el dibujo, pattern o diseño, o como se quiera llamar. En este caso, me he decantado por uno de los típicos romanos: 4 alas alternadas con 4 rayos, con 2 puntas de flecha partiendo del cuadrado central.



Paso 2
Lo primero que haremos será utilizar un color oscuro que nos sirva como base del dibujo. Este color deberá ser lo suficientemente oscuro como para que resalte sobre el color base, pero a la vez lo suficientemente claro como para que no contraste en exceso con el color final del dibujo. Por ejemplo, en mi escudo el color base es rojo frente a un crema de color final, por tanto un Marrón mate sería lo más apropiado. En otros casos, sería el color base más un poco de negro (ej. En verdes, azules, etc.). Así pues, con un pincel fino (¡pero que coja suficiente pintura!) iremos dibujando toda la base del diseño:




-Puntas de flecha: dos triangulitos con la punta casi tocando el extremo superior del escudo
 -Alas: la silueta del ala. Dos a cada lado, cada una partiendo de la mitad del cuadradito. Primero se pinta la parte superior como una línea exponencial hasta la mitad de la longitud total, para después continuar en línea recta. Después, la parte inferior es una curva que une ambas partes. Se pinta el relleno.
Otra forma más sencilla para la parte superior es pintar otra línea curva (como la inferior) pero con menor pendiente. Se debe dejar espacio entre las alas y las puntas de flecha para meter los truenos después.


-Truenos: esto suele ser lo más complicado, ya que si no hemos situado bien las alas ¡no habrá espacio! Se trata de un entramado "almenado" acabado en una punta de flecha. Debería ser diagonal al cuadrado, partiendo de cada esquina.







Paso 3
Después pintaremos un tono intermedio, cercano al color final. En nuestro caso el color final será un crema, por tanto como tono intermedio me he decidido por Marrón Vómito es un marrón claro tipo arena de playa.
Con este color pintaremos lo que serán los detalles del diseño, aquí hay que tener bastante cuidado, este paso es el que vas a ver cuándo mires el escudo y el que le da todo el diseño:





-Puntas de flecha: pintaremos rayas oblicuas, las que quepan.





-Alas: lo primero será pintar cuatro circulos o bolas muy pequeñas en la base del ala, en la zona más cercana al cuadrado central. Después, en el espacio restante pintaremos líneas curvas, siguiendo la forma curva del ala, tantas como entren (especialmente la superior e inferior, que delimitan el dibujo).


-Truenos: pintaremos con Marrón Vómito directamente todo lo que pintamos con el color base. Hay que procurar pintar en la zona interna del color base, es decir, dejar un pequeño perfilado oscuro, para que resalte aún más el dibujo. Si nos pasamos, siempre se puede repasar.





Para terminar este paso se perfila si es necesario.



Paso 4
Aplicamos el último color, que será a modo de luz. Para ello usamos Carne élfica (Color carne muy claro) para las alas y las puntas de flecha y Amarillo Luna Malvada (Amarillo brillante) para los truenos, y aplicamos a las zonas más externas del dibujo. Las iluminaciones con Carne Élfica están señaladas en azul y las iluminaciones amarillas en verde para que se vean mejor. La parte de abajo del escudo es como debería quedar.

-Puntas de flecha: pintamos puntos en cada raya oblicua que se hizo antes.

-Alas: Un punto en cada bola y una línea fina y pequeña al final del ala, donde se juntan las líneas de antes.

-Truenos: Se pintan por encima con amarillo, tratando de no cargar mucho el pincel, solo de dar un toque amarillo. Otra forma es pintar un poco los quiebros del rayo y la punta, repito que solo es darle un poco de color.





Para finalizar el escudo se le aplica una capa de barniz, yo usé el mate de Citadel. Ya que tanto trabajo nos han costado y lo bien que han quedado ¡que no se desconche la primera vez que lucen en el campo de batalla!
Después habría que dar la vuelta al escudo y pintarlo (ej. Marrón con veteado, negro, etc). Y para finalizar, pegarlo a la figura.


Y así es como lucen 16 legionarios con sus escudos pintados y relucientes.



Publicar un comentario