jueves, 26 de diciembre de 2013

Maestro Ingeniero Imperial Leon Todmeister.

Los Maestros Ingenieros son individuos excéntricos, obsesionados con diseñar nuevas máquinas y maravillas tecnológicas. Aunque emplean buena parte de su tiempo experimentando con invenciones a medio acabar, todos ellos reconocen que el propósito principal de su cargo es desarrollar nuevas ideas para combatir las variopintas amenazas a las que tiene que hacer frente el Imperio. Desde los famosos Tanques de Vapor hasta aparatos realmente extraños como la campana del terror de Von-Hugon, los ingenieros crean todo tipo de invenciones raras y completamente letales. A veces, dichos artilugios incluso llegan a funcionar según lo planeado.

Si marchas a la batalla junto a una máquina de guerra, valorarás tener a tu lado la mano firme y experta de un Maestro Ingeniero que mejorará tu habilidad en el disparo. Aunque probablemente a tu Ingeniero le costará resistirse a la tentación de manejar un cañón realmente grande, también tiene acceso a su propia variedad de armamento más pequeño (aunque igual de experimental), con el que disparar de manera selectiva a las fuerzas enemigas trabadas en combate cuerpo a cuerpo (una táctica de lo más molesta).


Maestro Ingeniero Imperial Leon Todmeister.
Esta miniatura está pintada siguiendo el esquema de color de la ciudad de Hochland. El esquema de color está basado en un negro sobre amarillo con toques verdes y detalles en dorado. El esquema de color es bastante sencillo pero el contraste entre negro y amarillo ensalza la miniatura. Los detalles son dorados como todos los héroes, por el estatus social que tienen. 
Está equipado con un rifle largo de Hochland, lo que viene a ser un rifle de francotirador.
En el tema de las conversiones, esta miniatura estaba pisando un humano pequeño, niño o algo así, no se muy bien que era... Pero no me gustó y decidí quitarlo, colocando una piedra en su lugar. Lo malo es que el monigote que estaba pisando sostenía el palo, por lo que tuve que improvisar un minirobot de un blíster que tenía por ahí muy viejo. 
La peana la hice de tierra con hierba una peana rápida y sencilla, que con la piedra de apoyo le da un toque de campo abrupto.
Sin más os dejo con las fotos. No os olvidéis de rellenar la encuesta al final de las fotos.



Espero que hayáis disfrutado tanto como yo pintándola. ¡¡Un saludo y os animo a comentar!!
Publicar un comentario